Lemaître: Padre del Big Bang

El 9 de Mayo de 1931 se publica en Nature un artículo de Georges Lemaître con el título: “The Beginning of the World from the Point of View of Quantum Theory“. Cuyo paper  revisado se puede consultar aquí: arxiv.org/pdf/1105.6271v1.pdf.

Georges Lemaître (17/07/1894 – 20/06/1966), fue un físico y sacerdote católico belga que realizó diversas publicaciones sobre la expansión del universo y el “átomo primitivo” o “primigenio” (entre ellas el mencionado artículo «El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica»). A partir de dichas publicaciones toma forma la teoría científica del “Big-Bang” que trata de explicar el origen del Universo. 

Para saber más al respecto de Georges Lemaître como el padre del big-bang consultar:
bit.ly/LemaitreBigBang

De donde extraigo el siguiente fragmento:

El átomo primitivo.

Si el universo está en expansión, resulta lógico pensar que, en el pasado, ocupaba un espacio cada vez más pequeño, hasta que, en algún momento original, todo el universo se encontraría concentrado en una especie de «átomo primitivo». Esto es lo que casi todos los científicos afirman hoy día, pero nadie había elaborado científicamente esa idea antes de que Lemaître lo hiciera, en un artículo publicado en la prestigiosa revista inglesa «Nature» el 9 de mayo de 1931.

El artículo era corto, y se titulaba «El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica». Lemaître publicó otros artículos sobre el mismo tema en los años sucesivos, y llegó a publicar un libro titulado «La hipótesis del átomo primitivo».

Consultar además:

 

Ken Robinson y la Educación

Ken Robinson y la Revolución que necesita la Educación

Tres charlas TED recomendadas de Ken Robinson:

Aunque la mejor fue la que dio en RSA:

Versión sintetizada, animada y subtitulada, 12 minutos muy bien invertidos…

Resumen:

El problema del actual sistema educativo es que fue diseñado, concebido y estructurado para una época diferente: en la cultura intelectual de la Ilustración, y en las circunstancias económicas de la Revolución Industrial. Dirigido por un imperativo económico de la época y la visión de inteligencia de la Ilustración que identificaba  2 clases de personas: académicas y no académicas, gente inteligente y gente no inteligente. Y la consecuencia de esto es que muchas personas brillantes piensan que no lo son.

Las escuelas están aún organizadas a semejanzas de las líneas de montaje de las fábricas industriales: toque de timbres, instalaciones separadas, materias especializadas y separadas… Aún educamos a los niños en grupos, los ingresamos al sistema por grupos de edad. ¿Por qué hacemos eso? ¿Por qué ese supuesto de que lo más importante que los niños tienen en común es la edad? Es como si lo más importante fuera la fecha de fabricación.

La epidemia moderna, se llama TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad). Pero es una epidemia “ficticia”. Así como en las décadas de los ‘40, ‘50 y ‘60, la gente de manera rutinaria, sin necesidad ni fundamentos, se hacía sacar las amígdalas, del mismo modo hoy en día los niños están siendo medicados, basándose en los mismos caprichos, y en las mismas razones médicas de moda.

Nuestros niños están viviendo el período de estímulos más intenso de la historia de la humanidad. Están siendo asediados por información que llama su atención, de cada plataforma, computadoras, de los Iphones, de avisos publicitarios, de cientos de canales de televisión. Y por eso son penalizados, porque se distraen. ¿De qué? De cosas aburridas, la mayor parte de la escuela. Me parece que no es total coincidencia que el incremento de TDAH fue paralelo al incremento de los exámenes estandarizados. A estos chicos se les da Ritalin y otras medicaciones con frecuencia, drogas bastante peligrosas, para que se enfoquen y se calmen.

Si tomamos el arte como ejemplo . Las artes se dirigen especialmente a la idea de experiencia estética. La experiencia estética es cuando nuestros sentidos operan en su máxima expresión, cuando estás impactado de entusiasmo por lo que estás viviendo, cuando estás totalmente vivo. Y lo anestésico es cuando cierras tus sentidos insensibilizándote a lo que está pasando, y muchas de las drogas que le dan a los niños hacen eso: Estamos haciendo transitar a nuestros niños por la educación, anestesiándolos.

En 2008 se publicó un interesante estudio sobre el Pensamiento Divergente. El pensamiento divergente no es lo mismo que la creatividad, pero la ayuda, porque es una capacidad esencial para la creatividad. Es la habilidad de ver muchas posibles respuestas a una pregunta, de interpretarla de diferentes formas, de pensar no sólo de forma lineal o convergente. Los resultados del estudio se publicaron en un libro llamado “Break Point & Beyond”. Se encuestaron a 1500 personas, niños de jardín (entre 3 y 5 años). A nivel práctico del test la idea era que si superaba un cierto nivel eras considerado un genio en el Pensamiento Divergente. Al ser un estudio longitudinal, esos mismos niños fueron encuestados primero en el kinder, luego 5 años después, cuando tenían 10 años, y por último 5 años más tarde, cuando tenían entre 13 y 15 años de edad. Pregunta: ¿Qué porcentaje de los 1500 encuestados, tuvo un resultado de nivel genio para el pensamiento divergente?

Resultado:

3-5   >> 98%
8-10 >> 32%
13-15 >> 10%
25+     >>   2%

El estudio nos muestra 2 cosas interesantes:

  1. Todos tenemos esta capacidad, y
  2. En su mayor parte se deteriora con el paso del tiempo, o mejor dicho: con el paso por la escuela…

+INFO:

Georges Lemaître: Ciencia y Religión

La teoría científica del Big-Bang —que trata de explicar el origen del Universo— originalmente fue formulada por el físico y sacerdote católico belga Georges Lemaître (17/07/1894 – 20/06/1966), quien publicó varios artículos sobre la expansión del universo comenzando con: “El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica”, los que culminó con su libro sobre “La hipótesis del átomo primitivo”.

Seguir leyendo: Georges Lemaître: Ciencia y Religión.

Georges Lemaître: El “padre” del Big-Bang

Hoy hace 120 años que nació el ‘padre’ de la teoría del Big Bang.

El átomo primigenio


Msgr. Georges Henri Joseph Édouard Lemaître nació el 17 de julio de 1894 en Charleroi, Belgica. Estudió física y matemáticas, obteniendo su doctorado en 1920. Al mismo tiempo se preparaba como sacerdote, siendo ordenado en 1923. En el mismo año fue admitido en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) como becario en astronomía. Siendo profesor de Astro-física en la Universidad de Lovaina, en 1927 dedujo matemáticamente y explicó la fuga de las nebulosas en el espacio, mostró que las ecuaciones de Einstein tenían como solución natural un Universo dinámico en expansión, lo cual publicó en un artículo en francés el mismo año. Ello fue confirmado en 1929 por Edwin Hubble, quien observó que la velocidad con que las galaxias se alejan es mayor cuanto más lejos están del lugar de observación.

“El progreso científico es el descubrimiento de una simplicidad cada vez más y más comprensible. Los éxitos que hemos obtenido nos dan confianza en el futuro de la ciencia: nos hacemos más y más conscientes de que podemos conocer el universo”.
— Georges Lemaître (1894 – 1966). Sacerdote y astrónomo belga.

Lemaître desarrolló entonces la hipótesis de que toda la materia del universo originalmente estaba concentrada en un punto de elevada densidad inimaginable, un “átomo primigenio”, cuya explosión habría determinado el nacimiento y el comienzo de la expansión indefinida del universo. El tiempo y el espacio estaban contenidos en él y comenzaron a desplegarse a partir del estallido inicial, puesto que según la teoría de la relatividad no pueden existir independientemente del universo. Al respecto publica «El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica» en la revista Nature el 9 de mayo de 1931.

Lemaitre - Einstein

Fue colaborador de la Academia Pontificia de Ciencias. Einstein, asistió a una conferencia presentada por él en 1932 donde explicó su hipótesis del “átomo primigenio”. Al final de la conferencia Einstein se puso de pie y exclamó: “Es ésta la más bella y satisfactoria explicación de la creación que haya oído nunca”. Su obra quedaría consolidada en su libro “L’Hypothèse de l’Atome Primitif” (La Hipótesis del Átomo Primigenio) publicado en 1946. George Lemaitre falleció el 20 de junio de 1966 en Louvain. En su formulación actual, la teoría del Big Bang remite a un estadio de singularidad original en el que todo el universo estaba concentrado en un solo punto de densidad infinita, a partir de cuya gran explosión inicial se fueron configurando, a través de diversas etapas, los elementos que lo componen. Las estimaciones más recientes indican que la edad del cosmos es de alrededor de 13,700 millones de años (aunque otras indican unos 15 mil millones de años) mientras que, debido a la aceleración de su expansión, el universo observable desde la Tierra tiene un diámetro estimado de 46 mil millones de años luz.


La ilustración muestra al sacerdote y cosmólogo belga Georges Lemaître (1894-1966) a la izquierda y al astrónomo estadounidense Edwin Hubble (1889-1953) a la derecha. Ambos comparten el crédito por el descubrimiento de la expansión del universo a finales de 1920. A Lemaître también se le acredita el proponer una teoría sobre el origen del universo, que más tarde se llamaría el “big bang”. El telescopio de la izquierda es el Telescopio Hooker, empleado por Hubble, mientras que el telescopio espacial Hubble se ilustra a la derecha… el cual tal vez debería renombrase Hubble-Lemaître.

Obras principales de Georges Lemaître:


Neil deGrasse Tyson en el programa Cosmos habla sobre el Átomo Primigenio de Lemaitre, aunque sin mencionarlo. ¿Efecto Galileo?

Mas info:

ANEXO: Ciencia y Fe

Las palabras pronunciadas por Georges Lemaître el 10 de septiembre de 1936 en un Congreso celebrado en Malinas, sintetizan nítidamente la compatibilidad entre la ciencia y la fe, en un mutuo respeto que evita indebidas interferencias, y a la vez muestran el estímulo que la fe proporciona al científico cristiano para avanzar en su arduo trabajo…

Georges Lemaître: Ciencia y Fe