Se firma la Ley del Muro

El presidente George W. Bush firmó ayer la ley que autoriza la construcción de una barda en la frontera con México.

Bush le puso así su firma a la ley que augura para fines de 2008 que la tercera parte de la enorme frontera compartida por ambos países —casi 100 mil kilómetros— deberá contar con vallas elevadas, en un intento por evitar que los inmigrantes económicos sigan colándose en busca del sueño americano pero que, como la legendaria línea Maginot, sólo proporcionará una irreal sensación de seguridad política. La ley que otorgaba un adelanto de 1.200 millones de dólares para la polémica construcción ya había sido promulgada el 4 de octubre.

Lamentan decisión

"Al firmar este proyecto de ley, el presidente ha admitido la derrota en sus intentos de convencer a su Congreso, controlado por los republicanos, de aprobar la reforma integral de inmigración que supuestamente quería", dijo el senador Harry Reid.

El senador demócrata Edward M. Kennedy lamentó por su parte que el presidente haya firmado la ley del muro cuando faltan menos de cinco de semanas para el cambio de gobierno en México. "EU está en un momento delicado de sus relaciones con México", dijo Kennedy, asegurando que Bush no tuvo en cuenta que el presidente electo Felipe Calderón llega al gobierno tras unas elecciones que "pusieron a prueba las instituciones políticas mexicanas y desafiaron su democracia".

El muro fronterizo entre México y Estados Unidos no resolverá el problema de la migración, sentenció Robert F. Bruner, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad de Virginia en Estados Unidos. En cambio, agregó, será "un factor negativo en la relación de negocios entre ambos países".

"La ley no resuelve la controversia que hay sobre la inmigración indocumentada", dijo Alvaro Cifuentes, representante hispano del Comité Nacional Demócrata. Para Cifuentes, "esta es una nación de inmigrantes y la solución no es poner un Muro de Berlín entre Norteamérica y el resto de las Américas. Es un simbolismo: lo que se busca es separar a este país del resto".

Desde Canadá, el presidente electo de México, Felipe Calderón, calificó la futura construcción de un "gran error". Calderón afirmó que la construcción de muros en la frontera entre ambos países no sólo afectará los intercambios comerciales bilaterales sino también producirá efectos negativos para la seguridad fronteriza y dará muerte a más inmigrantes ilegales al cruzar la frontera. Instó al primer ministro canadiense a pedir a EEUU dejar de hacerlo. Expresó su deseo de que México, Canadá y EEUU colaboren en el establecimiento de un efectivo mecanismo de administración fronteriza que no perjudique los intereses de los tres países ni los intercambios normales entre ellos.

Por su parte, el ex canciller y actual analista político Jorge Castañeda dijo que el muro fronterizo entre México y Estados Unidos no se construirá, y calificó la promulgación de la ley al respecto como una medida meramente electorera.

Continua leyendo…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s