Día de Muertos

En México el día 2 de Noviembre es dedicado a la celebración del "Día de Muertos", el cual tiene el propósito de conmemorar a aquellos que ya se fueron, haciendo homenaje a su persona y provocando que permanezcan aun entre nosotros, al menos en nuestra memoria. Al mismo tiempo dicha celebración nos permite ir aceptando a la muerte como parte inexorable de nuestra vida, e incluso hacer bromas con ella.

La celebración original se puede remontar a dos festividades Aztecas, la primera era llamada Miccailhuitontli o "Fiesta de los muertecitos" celebrada durante el noveno mes azteca: Tlaxochimaco (principios de Agosto) referida a los niños y en la que se ofrendaban legumbres; y la segunda llamada Huey Miccaílhuitl o "Gran Fiesta de los Muertos", celebrada durante el siguiente mes: Xocotlhuetzin (parte de Agosto y Septiembre), en honor a los adultos donde se hacían ofrendas de comida. Después de la conquista éstas celebraciones fueron movidas por los sacerdotes españoles para que coincidieran con la fiesta de la "Víspera de Todos los Santos" en un esfuerzo para transformar estas celebraciones "profanas" en celebraciones cristianas. Por lo que desde entonces dichas celebraciones se llevan a cabo en los días 1 y 2 de noviembre, en el primero se celebra a "Todos los Santos", dedicado originalmente a los Santos y Mártires de la Iglesia Católica, así como a los niños, por lo que corresponde a la celebración del Miccailhuitontli, mientras que el día 2 se celebra a los "Fieles Difuntos", es decir al resto de los difuntos, y corresponde al Huey Miccaílhuitl o "Gran Fiesta de los Muertos" por lo que se le conoce a éste día como el "Día de Muertos". 

En los días previos al "Día de Muertos" se colocan en las casas y lugares de trabajo altares para conmemorar a los familiares o conocidos fallecidos con la foto de los mismos y sus alimentos preferidos. Dichos altares son adornados principalmente con flores de cempasúchil (del náhuatl: cempohualxochitl) mejor conocida como "flor de muerto", y de papel con figuras recortadas conocido como "papel picado". Entre los alimentos ofrendados no puede faltar la tradicional hojaldra o "pan de muerto" adornado con figuras de huesos y espolvoreado con ajonjolí, así como tampoco pueden faltar las "calaveras", dulces hechos de azúcar, pinole o "alegría" con forma de cráneo. Se acostumbraba también, sobretodo los niños, el "pedir calavera" en la cual se regalaban dichos dulces; pero ésta costumbre tristemente año con año va siendo olvidada y sustituida por otra derivada del "Trick-or-Treat" americano.  

También por éstos días se acostumbra el escribir y recitar versos satíricos que hacen alusión a la muerte de personas aún vivas que son del dominio popular (sobretodo figuras  de poder) mofándose de su personalidad, sus obras o de la muerte misma. Dichos versos se les conoce con el nombre de "calaveras" o "calaveritas", aunque es una costumbre que también se va perdiendo. Les dejo para que disfruten la Calavera a las calaveras.

En el día de "Todos Santos" como en el "Día de Muertos" se visitan las tumbas de los difuntos para limpiarlas y llevarles flores. En algunas regiones también acostumbran a comer alrededor o sobre de la tumba, para acompañar el alma del difunto. Y más recientemente se ha ido incorporando una nueva costumbre: la de llevarles un trío o un mariachi para que les canten.

Ofrendar a los muertos es recordarlos con cariño y convivir con ellos, compartiendo la comida, sus gustos y aficiones, e incluso su música. Recordar sus obras, los buenos momentos y retomar sus enseñanzas. También es tener presente que la muerte es inexorable, pero que no tenemos que padecerla antes de tiempo, por lo que hay que estar alegres de estar vivos.


Somos mortales / todos habremos de irnos, / todos habremos de morir en la tierra… / Como una pintura, / todos iremos borrando. / Como una flor, / nos iremos secando / aquí sobre la tierra… / Meditadlo, señores águilas y tigres, / aunque fuerais de jade, / aunque fuerais de oro, / también allá iréis / al lugar de los descansos. / Tendremos que despertar, / nadie habrá de quedar.
– Netzahualcóyotl (1391-1472); Poeta y gobernante Azteca.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s